business

PRODUCTOS

public

COBERTURA

attach_money

PRECIOS

pie_chart

SEGMENTOS

post_add

BLOG

more_horiz

MÁS

Desarrolladoras se blindan del COVID-19

abril 14, 2020 | Artículo

Las desarrolladoras inmobiliarias y los fideicomisos de inversión en bienes raíces (Fibras) además de atender las instrucciones sanitarias del gobierno, como sanitizar áreas, evitar aglomeraciones y mantener sana distancia, también han empezado a blindarse ante el coronavirus (COVID-19) mediante créditos, restricción de gastos y suspensión de transacciones y construcción especulativa.

 

Tal es el caso de Fibra Uno, Vesta, GICSA, Terrafina, Fibra HD y Fibra Monterrey.

 

Fibra Uno

 

El Fideicomiso de inversión en bienes raíces más grande del país, Fibra Uno, anunció que dispuso del 50% de su Línea de Crédito Revolvente Comprometida vinculada a la Sostenibilidad, que representa $6,750 millones de pesos y $205 millones de dólares que mantendrá en caja, a fin de tener liquidez y preservar el capital en tiempos de incertidumbre.

 

“La aparición de COVID-19 ha traído consigo no solo una pandemia global desde un punto de vista sanitario, sino también un impacto económico que aún no se ha determinado”, señaló en un comunicado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

 

Fibra Uno no anticipó utilizar dicho efectivo, pero monitoreará el comportamiento de la situación sanitaria y económica, tanto nacional como global, para asegurar la operación de su negocio.

 

Vesta

 

La desarrolladora de edificios industriales anunció el retiro de $85 millones de dólares de su existente línea de crédito revolvente a tres años por $125 millones de dólares, con vencimiento en agosto de 2022.

 

Además, suspendió temporalmente el desarrollo de nuevos edificios especulativos y optó por un enfoque cauteloso hacia el entorno comercial actualmente volátil relacionado con COVID-19. Vesta tiene la intención de concentrarse en mantener la actividad de arrendamiento y el desarrollo de propiedades “built-to-suit”.

 

GICSA

 

La desarrolladora de centros comerciales, oficinas y vivienda decidió restringir las inversiones, gastos y costos, no esenciales, entre muchos otros promoción y gastos de viaje. Asimismo, revisará sus presupuestos para el ejercicio 2020, incluyendo gastos de capital.

 

“Consideramos fundamental en este escenario de crisis preservar liquidez. A la fecha, tenemos caja suficiente para hacer frente a nuestros vencimientos de deuda, bilateral y de mercado, inminentes, próximas obligaciones fiscales; así como laborales”, refirió en un comunicado a la BMV.

 

GICSA no propondrá a la asamblea de accionistas distribución alguna de recursos hacia sus accionistas, ya que está trabajando para preservar capital de trabajo, obtener fuentes de financiamiento adicionales y negociar acuerdos con terceros, proveedores, clientes y acreedores que permitan la continuidad del negocio.

 

Terrafina

 

Anunció el retiro de $150 millones de dólares de su línea de crédito revolvente con vencimiento en enero 2023, para utilizarlos exclusivamente en caso de requerir fuentes adicionales a los ingresos por arrendamientos, como un plan de contingencia para blindar las operaciones de Terrafina.

 

La Fibra señaló en un comunicado a la BMV que se encuentra bien posicionada para enfrentar los posibles impactos negativos en su operación derivados del COVID-19.

 

Terrafina suspendió planes de desarrollo de expansiones y propiedades “built-to-suit” y postergó los gastos de CapEx no indispensables, con la finalidad de priorizar la liquidez.

 

Además, analiza por caso la posibilidad de diferir el pago de obligaciones contractuales por un tiempo definido, en caso de que sus inquilinos lo requieran.

 

Fibra HD

 

Fibra HD dispondrá de un crédito en cuenta corriente con BBVA Bancomer, por $500 millones de pesos, a fin de contar con un nivel adecuado de liquidez para hacer frente a la situación provocada por el COVID-19 y su impacto en el presente y futuro en la economía mexicana y el negocio de la Fibra.

 

Fibra Monterrey

 

Suspendió por tiempo indefinido el proceso de adquisición del proyecto de oficinas “La Perla”, dentro del desarrollo urbano “Distrito La Perla”, en Guadalajara.

 

“La Perla” consiste en dos edificios de oficinas (Bio y Esfera), que representan 43,067 m2 de área bruta rentable. La Fibra estimaba la transacción definitiva entre marzo y abril de 2020, momento en el que se realizaría un primer pago de $ 78.96 millones de dólares como parte de un precio de compra total de hasta aproximadamente $ 100.48 millones de dólares.

 

Fibra Monterrey señaló que una vez que el entorno y las condiciones de mercado sean adecuadas, y en caso de ser conveniente conforme a los intereses de ambas partes, se reconsiderará retomar las negociaciones con la parte vendedora.

Lo más reciente