business

PRODUCTOS

public

COBERTURA

attach_money

PRECIOS

pie_chart

SEGMENTOS

post_add

BLOG

more_horiz

MÁS

   

Entradas recientes

Después del COVID-19 habrá cambios en el sector inmobiliario industrial: Prologis

La pandemia del coronavirus (COVID-19) ha generado riesgos en el crecimiento económico global, lo que también afectará al sector de los bienes inmuebles en el corto plazo; sin embargo, la estructura del mercado inmobiliario industrial logístico tiene una gran capacidad de recuperación, aunque ésta traerá una serie de cambios, estimó Prologis.

 

El desarrollador inmobiliario consideró que el COVID-19 se ha convertido en un catalizador para el comercio electrónico, la industria 4.0 y los niveles de inventario, lo que generará mayor demanda de bienes inmuebles logísticos.

 

Es decir, los usuarios de logística de bienes raíces prevén que después de la escasez haya un aumento de reabastecimiento posterior. Históricamente, este tipo de volatilidad se ha correlacionado con una mayor demanda de bienes inmuebles logísticos.

 

“El sentimiento hacia el sector debería seguir siendo positivo, aunque los efectos (del COVID-19) en el corto plazo podrían afectar las decisiones de inversión”, aseguró en el documento Prologis Research Special Report: COVID-19 and Implications for Logistics Real Estate.

 

Prologis observó tres áreas específicas de cambio, que se traducirán en mayores niveles de demanda después de este período actual de incertidumbre:

 

1. Aumento de los niveles de inventario. Las cadenas de suministro minimizan los inventarios para distribuir bienes a bajo costo. Son susceptibles a la volatilidad, lo que conduce a la pérdida de ventas e ingresos. Anteriormente, desastres naturales o paros laborales en los puertos han llevado a cambios importantes en las prácticas de inventario. A raíz de COVID-19, es probable que los clientes reevalúen los volúmenes de inventario ideales y los planes de continuidad comercial, lo que podría significar una mayor demanda.

 

2. Crecimiento del comercio electrónico. En 2019, las compras en línea crecieron 16.7% a nivel mundial. El COVID-19 puede aumentar la velocidad de adopción y la cantidad de consumidores que compran por internet. Dada su propuesta de valor, especialmente en los mercados más afectados, el comercio electrónico puede tener una importancia aún mayor en el funcionamiento básico de la vida cotidiana y con ello requeriría más edificios industriales de distribución.

 

3. Diversificación de ubicaciones manufactureras. El COVID-19 puede acelerar otra tendencia estructural: impulsar la manufactura en nuevas ubicaciones. Con la ayuda de las tendencias de la industria 4.0 que aumentan la productividad, los fabricantes han ido evolucionando sus estrategias de la cadena de suministro global, enfatizando cada vez más las ubicaciones cercanas a las adyacentes, tal es el caso de México y su cercanía con Estados Unidos.

marzo 24, 2020

¿Cómo se prepara un cowork ante el COVID-19?

La pandemia del coronavirus (COVID-19) avanza en México, por lo que gobierno y empresas han implementado una serie de medidas de salubridad para resguardar a la población del virus.

 

Ante esto, las firmas de coworking (trabajo colaborativo) como WeWork han trazado una ruta para atender a sus miembros y colaboradores, sin afectar sus dinámicas laborales.

 

WeWork informó a Datoz que su plan de salud y seguridad responde a cuatro puntos específicos:

 

1. Como empresa estadounidense, seguir las recomendaciones de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y organismos locales de salud. Además, estar en constante comunicación con miembros, colaboradores y propietarios respecto a la implementación de medidas.

 

2. Tener un plan global de preparación para emergencias en caso de que algún miembro o empleado haya contraído COVID-19. En ciertas circunstancias y dependiendo de la gravedad del incidente, este plan podría involucrar el cierre de un edificio o piso, por un período prolongado de tiempo.

 

3. Fortalecer las medidas de limpieza y equipar con productos de higiene adicionales, así como aumentar la limpieza y sanidad de las áreas comunes.

*Mayor frecuencia de la limpieza diurna y desinfección de puntos de alto contacto (manijas de puertas, botones de elevadores, mostradores, entre otras áreas comunes).

*Colocación de dispensadores con gel desinfectante para manos.

*Distribución de toallitas a la comunidad para ofrecer a los miembros que limpien sus áreas de servicios internos, incluidas las cabinas telefónicas.

 

4. Desde el 12 de marzo, WeWork implementó una política opcional de trabajo en casa para sus empleados a nivel global y redujo el personal presencial en las diferentes ubicaciones hasta nuevo aviso.

*Además de la política obligatoria de 14 días de trabajo desde casa para los empleados que presentan síntomas similares a los de la gripe (fiebre, tos, dificultad para respirar), así como, para los que regresan de viaje de regiones de alto riesgo.

*Todos los viajes de negocios nacionales e internacionales no esenciales también están restringidos para los empleados de WeWork hasta nuevo aviso.

*Suspensión de todos los eventos internos y de miembros hasta nuevo aviso, los cuales serán reprogramados.

 

WeWork señaló que solicita a todos sus miembros y propietarios que notifiquen de inmediato si tienen conocimiento de alguna persona en el edificio que pueda haber estado expuesta o haya sido confirmada como positiva para el COVID-19, a fin de proteger la seguridad de sus comunidades.

 

Cabe señalar que WeWork es el arrendador privado más grande del país con 294,839 mil m2 de oficinas en 29 edificios, en las que atienden a más de 50 mil usuarios entre empresas, startups y freelancers.

marzo 19, 2020

Los riesgos del Real Estate en México por el COVID-19

El pasado 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró pandemia al coronavirus (COVID-19) debido a su propagación mundial. Ante esta situación, se prevén afectaciones, además del sector hotelero, en el mercado inmobiliario de retail, oficinas e industrial.

 

Baja en absorción bruta, precios de renta y valor de las propiedades, así como alza en la tasa de desocupación son algunas de los riesgos que provocaría el COVID-19.

 

Antonio Alejandro González, analista de Fibras, refirió que los riesgos dependerán del sector y, además del sector hotelero, el retail será uno de los más expuestos, ya que se puede registrar baja afluencia en los centros comerciales, que significaría menores ingresos y desestabilidad en la ocupación de los locales.

 

La pausa de los nuevos negocios pegaría en el sector de oficinas con bajas en absorción bruta, lo que provocaría un alza en la tasa de disponibilidad.

Aunque este sector no está directamente expuesto al COVID-19 porque tiene contratos de largo plazo, la preocupación se debe a que la tasa de desocupación es alta, tan sólo el mercado de la Ciudad de México tiene una tasa de 15% y “si llega la pandemia del coronavirus lo más probable es que aumente la tasa de vacancia”, dijo González.

 

El segmento industrial tendrá afectaciones menores, sin embargo, los arrendatarios más expuestos son los manufactureros por su dependencia al consumo exterior, especialmente de Estados Unidos, y por las medidas que han tomado diversos países las exportaciones podrían bajar.

 

“Si llega a ser muy severa la pandemia, probablemente la ocupación y las rentas de naves industriales bajen, incluso las absorciones pueden tener menor dinamismo. Todo dependerá del cliente de la nave y del tipo de producto que fabrican, incluso, algunos se verán favorecidos”, refirió.

 

El especialista ve menos riesgo en los edificios industriales de logística y distribución, aunque el consumo interno del país podría afectarlos.

 

“En general, si baja el consumo afectará a la parte industrial al 100%, pero los riesgos son menores porque el sector industrial es el más fuerte del Real Estate en México, debido a su baja tasa de desocupación que está en 5%”, concluyó González.

marzo 17, 2020

Funo, Upsite y Terrafina se alistan para el T-MEC

Fibra Uno (Funo), Fibra Upsite y Terrafina confían en que 2020 será un buen año para el mercado inmobiliario industrial gracias a la ratificación del T-MEC y las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, por lo que preparan capitalización y/o nuevos proyectos.

 

“Tenemos confianza en que la aprobación del nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá dará certeza a los inversionistas y generará incentivos para la ampliación, ubicación o reubicación de plantas y procesos de empresas multinacionales hacia nuestro país, aprovechando las importantes cadenas productivas de Norteamérica”, señaló Rodolfo Balmaceda, CEO de Fibra Upsite.

 

Ante este escenario, Upsite prepara una nueva capitalización, a fin de continuar con su plan de crecimiento.

 

André El-Mann, CEO de Fibra Uno, destacó la reciente adquisición del portafolio Titán, un grupo de 74 propiedades dedicadas a la manufactura ligera, ya que da mayor exposición a Funo en esta actividad y espera un mayor impulso con el T-MEC.

 

“México será beneficiario de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China; tenemos que recordar que el T-MEC ya ha sido ratificado por México y Estados Unidos, y México cuenta con una sólida plataforma competitiva que nos ha permitido prosperar en los últimos 20 años y esperamos que lo mejor esté por venir”, dijo a inversionistas.

 

La certidumbre en cuanto a la ratificación del T-MEC representa oportunidades de crecimiento para el sector industrial y para Terrafina, consideró Alberto Chretin, CEO y presidente del Comité Técnico.

 

“Tomando en consideración nuestra alta exposición al sector de manufactura para exportación con inquilinos multinacionales, con la mayoría de los contratos de arrendamiento denominados en dólares y vencimientos de largo plazo, consideramos que nuestra posición es privilegiada y continuaremos trabajando por mantener un negocio integral fomentando un crecimiento disciplinado y rentable”, refirió.

 

Cabe recordar que 2019 fue un año complicado para el sector industrial, ya que no hubo crecimiento económico y las tensiones geopolíticas y comerciales a nivel global generaron incertidumbre que afectó el nivel de inversión y provocó una desaceleración en el consumo.

marzo 12, 2020

T-MEC impulsa a Grupo IGS en la construcción de naves industriales

El desarrollador y administrador de fondos de inversión, Grupo IGS confía en que el tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) impulsará la demanda de espacios industriales en el país, por lo que alista una inversión de $2,000 millones de pesos en la construcción y adquisición de edificios industriales y centros de operación. Este capital proviene de uno de los tres Certificados de Capital de Desarrollo (CKD) que la firma levantó en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

 

El grupo que dirige Antonio Ruiz Galindo participa en el sector vivienda, usos mixtos e industrial; el portafolio de este último segmento asciende a 115 naves ubicadas principalmente en el norte del país, las cuales suman más de 10 millones de pies cuadrados, con una tasa de ocupación de 87%.

 

¿Cuál es el plan de inversión de Grupo IGS para este año?

El 26 de septiembre de 2019 se hizo un aumento de capital de $2,000 millones de pesos en nuestro CKD actual, los cuales estarán enfocados exclusivamente en naves industriales.

Hemos observado que la inversión extranjera directa sigue creciendo impulsada por la firma del T-MEC y provocará que México siga teniendo exportaciones importantes hacia Estados Unidos. Por esto hemos tenido diversas solicitudes de clientes actuales y nuevos para construir sus naves industriales y centros de operación en el país.

 

¿Cómo invertirán este capital?

La idea es tratar de invertir el CKD lo antes posible. Estimamos que entre 12 y 18 meses estarán invertidos totalmente los $2,000 millones.

Todavía no sabemos el total de inventario que sumaremos al portafolio porque el costo depende del tipo de edificio y segmento al que se destinará, pero construiremos edificios para ensamble, manufactura ligera y centros de distribución.

La mayoría de las naves serán build-to-suit (BTS) y sale and lease back (SLB), pero también hay edificios especulativos en mercados de poca oferta que se pueden rentar fácil y rápido.

 

¿En dónde se concentrarán las inversiones?

Estamos muy enfocados en la zona norte del país. En el sursureste hay muy poca industria y no invertimos porque no hay un mercado sólido. Nosotros invertimos básicamente en la parte norte del país y en los mercados tradicionales: Monterrey, Ciudad Juárez, Reynosa, Tijuana, que siguen siendo los más atractivos y de crecimiento.

 

¿Ya iniciaron alguna negociación?

Tenemos la compra de un portafolio de naves industriales que se ubica en una zona de Coahuila y parte de Ciudad Juárez*. Además, tenemos la compra de un terreno en Ciudad Juárez. Esas son las dos inversiones que estamos haciendo. Ya firmamos una carta de intención. También tenemos un pipeline nuevo y ya veremos cuáles se cierran o cuáles no.

 

*El 29 de enero Grupo IGS anunció a la BMV la compra del portafolio South Park.
______

Antonio Ruiz Galindo

Presidente y director general de Grupo IGS, cargo que ocupa desde 1997, año en que se constituyó la empresa. En IGS ha promovido, desarrollado y administrado fondos de inversión como “Mexico Real Estate Investments, L.P. y se ha asociado con fondos internacionales como “Prudential Real Estate Investors”, “Morgan Rio Investments”, AIG Global Real Estate, Lasalle Investment Managers.
Ruiz Galindo es Licenciado en Administración de Empresas por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

febrero 19, 2020

Atractivos que encuentran los inversionistas en las Fibras inmobiliarias

Los fideicomisos de inversión en bienes raíces (fibras) son vehículos destinados al financiamiento para la adquisición y/o construcción de inmuebles para el arrendamiento.

 

Además, permiten a los inversores participar en el mercado inmobiliario sin necesidad de un capital excesivo, brindan un portafolio diversificado de inmuebles y son administrados por expertos en la industria.

 

En 2001 se colocó el primer fideicomiso en la Bolsa Mexicana de Valores, Fibra Uno que recaudó $3,143 millones de pesos. Actualmente en el mercado hay 15 fibras con un valor de $304 mil millones de pesos, las cuales poseen 1,776 inmuebles del tipo comercial, industrial, oficinas y de servicios.

 

Alik García, analista de Intercam Casa de Bolsa, identificó cuatro factores que han atraído la mirada de los inversionistas hacia las fibras:

 

1. Existe mayor comprensión por parte del mercado (inversores y analistas) sobre este tipo de instrumento de inversión, aun cuando son relativamente recientes en México.

 

2. La regulación que implementó la Comisión Bancaria de Valores con relación a los niveles de apalancamiento. Se estableció un límite en el índice de deuda bruta del valor de los activos (loan-to-value), el cual no debe sobrepasar el 50% y la deuda de las principales fibras ronda el 30%.

 

3. Las fibras tienen una estabilidad en sus flujos de generación de utilidades predecible y estable.

 

4. El incremento de las rentas en los inmuebles de las fibras ha estado por arriba de la inflación sin afectar los niveles de ocupación y han mostrado cierto comportamiento defensivo respecto al ciclo económico.

 

Asimismo, los cinco recortes consecutivos de la tasa de interés de referencia por parte del Banco de México, la cual se ubica en 7.00%, han beneficiado al sector de las fibras. Esto porque los instrumentos de deuda competidores de las fibras, como los bonos, pierden atractivo con relación a los rendimientos.

enero 29, 2020

Insurgentes, el corredor más grande de CDMX

Al finalizar el 3Q-2019, Insurgentes se posicionó como el corredor de oficinas más grande del mercado de Ciudad de México, al superar a Polanco. Incluso, registró mayor inventario que Monterrey y Guadalajara.

 

En los últimos 12 meses, Insurgentes sumó 50,242 m2 de oficinas, por lo que alcanzó un inventario total de 1.80 millones de m2 en 274 edificios entregados y en construcción; mientras que Polanco, al no adicionar nuevos proyectos, quedó con 1.78 millones de m2 en 216 inmuebles, de acuerdo con información de Datoz.

 

Mónica Ruiz, analista de mercado de Datoz, explicó que desde 2017 comenzó la reconversión del corredor Insurgentes, ya que la mayoría de sus edificios eran clase B, los desarrolladores apostaron por construir espacios clase A para aprovechar la potencialidad de este submercado.

 

“Insurgentes es un corredor que tiene mucha conectividad, hay transporte público, tiene buena ubicación; si esto lo combinas con un edificio clase A, que es un edificio eficiente y con rentas accesibles creas un corredor muy atractivo”, señaló.

 

Sin embargo, los nuevos proyectos dispararon la tasa de disponibilidad del corredor, al pasar de 14.69% en el 3Q-2018 a 23.98% en el 3Q-2019. Es decir, tiene disponibles 434,056 m2.

 

Ruiz refirió que esta alza en la tasa de disponibilidad se debió a que se integraron edificios con grandes metrajes, como la Torre M de Mítikah, que sumó 60 mil m2. “Insurgentes nunca había tenido tantos edificios con tanto metraje”, dijo.

 

Asimismo, descartó que la sobreoferta de oficinas sea un problema para el corredor, pues los proyectos icónicos, la buena ubicación y los precios impulsarán la absorción.

 

El precio de salida del corredor es de $24.31 USD/ m2, el cual se ubica por debajo de las tasas de Reforma, Polanco y Santa Fe.

 

Mónica Ruiz destacó que Insurgentes todavía tiene potencialidad para seguir levantando espacios corporativos a través de la reconversión de edificios viejos, a diferencia de Polanco, Santa Fe y Reforma, que tienen tantos edificios nuevos que es difícil remodelar algún otro.

 

“Se puede esperar que durante 2020 siga creciendo bastante este corredor. Estimamos que para finales de 2020 se agregarán 200 mil m2 más al inventario”, comentó la analista de mercado.

enero 22, 2020

Fibra Upsite apuesta por el coworking industrial para Pymes

En junio de 2018, debutó en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) Fibra Upsite, vehículo de inversión dedicado al desarrollo, arrendamiento y administración de bienes inmuebles industriales. La Fibra fundada y dirigida por Rodolfo Balmaceda levantó en su oferta inicial 554.6 millones de pesos.

 

Fibra Upsite es considerada como un fideicomiso disruptivo, además de iniciar con un portafolio de desarrollo, es pionero en introducir el concepto de coworking industrial con el que pretende impulsar a las pequeñas y medinas empresas (Pymes) del país.
El portafolio de Upsite tiene un Área Bruta Rentable (ABR) de 265,819 m2 en cinco proyectos iniciales ubicados en Tijuana, Ciudad Juárez, Tlaxcala, Naucalpan e Irapuato.

 

A un año de su debut en Bolsa, ¿en qué etapa de desarrollo se encuentran los proyectos de Upsite?

 

Estamos desarrollando un proyecto en Tlaxcala, es un build-to-suit de 31,000 m2, con un contrato a 10 años. Es para un cliente único orientado a exportar al mercado norteamericano un tipo de loseta que aún no se fabrica en México.

 

Ya terminamos un edificio de inventario en Ciudad Juárez de 14,000 m2, y a finales de noviembre terminaremos un edificio inventario en Tijuana de 8,400 m2.

Empezamos a desarrollar la infraestructura del parque de Tijuana que es de 12 hectáreas y del parque de Ciudad Juárez que es de 10 hectáreas, como parte de nuestro modelo de negocio de arrancar con el desarrollo.

 

¿Cómo ha avanzado la comercialización de sus edificios inventario?

 

Ciudad Juárez y Tijuana son mercados con tasas de absorción tan altas que empezamos a negociar el posible arrendamiento de los edificios antes, inclusive, de ser terminados. Lo que está sucediendo es que, en esos mercados, edificio que construyes, edificio que se absorbe.

 

El sector inmobiliario industrial sigue fuerte, particularmente en la frontera, a diferencia de otras áreas del desarrollo inmobiliario como oficinas que se ha frenado.

 

¿Cómo continuará su plan de desarrollo en 2020?

 

En 2020 arrancará el desarrollo del primer edificio de coworking industrial, que está en Naucalpan. Tenemos planeado hacer edificios de coworking en Tijuana y Ciudad Juárez, pero será más adelante, los primeros edificios en estas ciudades son tradicionales.

 

En cada ciudad debemos de adaptar los edificios de coworking porque tienen características distintas. En Naucalpan esperamos encontrar empresas de diseño y desarrollo de software, mientras que en Juárez quizá predomine la manufactura ligera. Con el tiempo encontraremos la manera de ir creando a través del coworking industrial ciertos ecosistemas.

 

¿Qué es el coworking industrial?

 

El coworking industrial significa que un edificio de 10,000 m2 se pueda compartimentar en áreas desde 200 m2 y lo espacios se van ofreciendo y adaptando a las necesidades de los clientes.

 

Sin embargo, en estos edificios hay áreas muy definidas como la de logística para entrada y salida de productos; el comedor; las oficinas que se comparten dentro de la nave industrial; los baños.

 

Queremos que en los parques se establezca una empresa ancla y que sus proveedores, que pueden ser Pymes, ocupen el edificio de coworking. El objetivo sería hacer un clúster en el edificio de coworking para crear un ecosistema de producción. A eso aspiramos.

 

¿Cómo puede impulsar a las Pymes este concepto?

 

Tratamos de contribuir a la mejora de la eficiencia de las Pymes a través de la productividad, reducción de gastos operativos y contribuyendo al cuidado del medio ambiente con modernización de las operaciones. Todo esto en edificios de primer mundo, con todos los servicios, a un menor costo y, lo más importante, cerca de su cliente principal.

 

Nuestro vehículo fue diseñado para hacer la inversión inmobiliaria que no pueden hacer las Pymes porque es la más costosa, y ser los facilitadores para que estas empresas tengan acceso a estos espacios.

 

Las Pymes son las empresas que más empleo generan en el país y las que más contribuyen al PIB, nosotros estamos enfocados en pequeñas y medianas, en sectores de mayor valor agregado para que nuestro modelo tenga éxito.

______

 

Rodolfo Balmaceda

 

Es CEO y Presidente del Comité Técnico de Fibra Upsite. Anteriormente se desempeñó como Director de Negocios de Vesta. También desarrolló diferentes proyectos de bienes raíces industriales como socio de Grupo Caabsa-Steel.
Asimismo, colaboró en la Embajada de México en Estados Unidos con el equipo negociador del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).
Estudió la licenciatura en Economía en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Realizó una maestría en Desarrollo Económico y Política Públicña en la CEPAL.

diciembre 17, 2019

Fibra Monterrey aprieta el paso para alcanzar meta 20/20

Fibra Monterrey (Fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces) cerró 2019 con una emisión de Certificados Bursátiles Fiduciarios Inmobiliarios (CBFI) por 3,900 millones de pesos para nuevas adquisiciones y con la compra del portafolio ‘Garibaldi’, cuatro inmuebles industriales en Nuevo León, por 662 millones de pesos.

 

Esto con el fin de avanzar en el programa 20/20, que tiene como objetivo sumar 20,000 millones de pesos en propiedades para 2020.
Con la última adquisición, el portafolio de la Fibra alcanzó 59 propiedades, ubicadas en nueve estados del país, con un total de 707,735 metros cuadrados (m2) y una ocupación de 97.2%.

 

¿Al cierre de 2019, cómo avanzaron las metas del programa 20/20?

Después de esta colocación (de CBFI) tenemos activos cercanos a los 18,000 millones de pesos y con el promedio de compras de los últimos cinco años, que han sido de entre 3,000 y 3,500 millones de pesos, estamos muy en línea con el plan estratégico 20/20.

 

A finales del primer trimestre de 2020 habremos concretado el 90% del programa 20/20 en cuanto a propiedades de inversión para seguir con la última parte de un par de miles de millones adicionales. Es probable que superemos los 20,000 millones, quizá lleguemos a 21,000 millones de pesos.

 

¿Qué características tendrán las próximas inversiones de la Fibra?

Las inversiones se realizarán con los recursos de la última colocación de certificados y será un portafolio industrial en el norte del país* y a abril de 2020 esperamos realizar dos transacciones más, una de oficinas y otra industrial. Antes del segundo trimestre de 2020 habremos utilizado estos recursos.

 

Estos proyectos están en los mercados primarios del Norte, Centro, Bajío y Occidente. De las tres transacciones más próximas tenemos un par de ellas en el Norte y otra en el Occidente.

 

Pero tenemos un pipeline más grande. Estamos negociando más transacciones a corto plazo, por lo que utilizaremos deuda u otra emisión de capital.

 

¿Cómo está conformado el portafolio de Fibra Monterrey?

Nuestra composición del portafolio se divide entre edificios de oficinas y naves industriales, lo que nos da un componente interesante de ingresos. Actualmente tenemos el 70% de nuestro ingreso en dólares y con un promedio de casi cinco años y medio en los contratos de arrendamiento.

 

Queremos seguir con esa diversidad. Queremos seguir 60% oficinas y 40% industrial en ingresos. Son activos que conocemos, sabemos manejar y nos dan confianza.

 

La parte industrial nos da flujo en dólares y acceso a crédito. Y estamos comprando oficinas con un componente dolarizado importante, más del 80%.

 

¿Cuáles son los planes después del programa 20/20?

El programa 20/20 termina en 12 meses. Estamos empezando a trabajar en la siguiente fase de nuestro programa de crecimiento, el cual tendrá la ventana de inversión de los siguientes 5 años. Quizá haremos algunos ajustes respecto al tipo de activos, mercados y temporalidad. Este programa saldrá en 2020.

 

Además, somos un emisor recurrente y la idea de hacer un programa multivalor fue precisamente eso. Nuestro programa multivalor de 10,000 millones de pesos vence en 2022, con esta colocación hemos utilizado 5,400 millones, y nos quedan otros 4,600 millones. Esperamos que en los próximos 2 o 3 años agotemos ese programa y estaremos pensando en el siguiente programa.

 

*Esta entrevista se realizó días antes de la compra del portafolio Garibaldi.

_____

Javier Llaca García

 

Director de Operaciones y Adquisiciones, COO de Fibra Monterrey. Cuenta con más de 25 años de experiencia en el mercado inmobiliario. Trabajó durante 14 años en Jones Lang LaSalle en donde ocupó diversos cargos hasta llegar a ser el Vicepresidente Ejecutivo.
Tiene una licenciatura en Ingeniería en Electrónica y Comunicaciones, y un diplomado en Finanzas Corporativas por parte del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM). Fue presidente del Urban Land Institute México de 2016 a 2018.

diciembre 10, 2019

T-MEC impulsará actividad industrial en el mediano y largo plazo

El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) traerá un mejor prospecto para la industria manufacturera en el país a mediano y largo plazo, aseguraron especialistas.

 

Alexis Milo, Economista en Jefe de HSBC, confió en que la actualización del tratado será ratificada por Estados Unidos antes de finalizar el año y se aceleraran los tiempos de inversión en el país.

 

El T-MEC modifica reglas de origen entre las que señala que la producción automotriz debe cumplir con un contenido regional de 75% para comercializarse; siete componentes principales del automóvil tienen que ser fabricados en la zona y 40% del costo del vehículo deberá provenir de plantas con salarios de 16 dólares por hora.

 

Estas modificaciones a las reglas de origen no sólo afectan a China, también a empresas europeas y fuera de Norteamérica.

 

“México se puede convertir en un puerto de entrada para Estados Unidos porque tiene que haber más contenido de manufactura hecha en América del Norte. Muchas empresas chinas invertirán en otros mercados para poder entrar a Estados Unidos y México es la primera opción”, dijo Milo en su participación en la Expo Negocios Inmobiliarios 2019.

 

Sergio Argüelles, CEO de Finsa, refirió que esta oportunidad puede ser fácilmente aprovechada, ya que el país ha evolucionado en temas de producción, calidad y servicios.

 

“México está preparado para recibir nuevas inversiones. La infraestructura inmobiliaria industrial es innovadora y sus mercados son sanos, hay porcentajes de un digito en temas de disponibilidad”, dijo Javier Lomelín, Managing Director de Colliers Internacional México.

 

Los riesgos

 

La guerra comercial entre Estados Unidos y China redujo las exportaciones, lo que provocó una caída en la industria manufacturera del país norteamericano y afectó a la mexicana. De continuar esta tensión, en el corto plazo seguirán los números negativos para el sector en ambos países.

 

Además, la desaceleración económica en Estados Unidos también repercutirá en la manufactura mexicana por una caída en la demanda de exportaciones.

 

Según el INEGI, en octubre de 2019, la industria automotriz mexicana tuvo la reducción en producción más grande desde 1989, ya que se armaron 311,150 vehículos, 16.3% menos que el mismo mes de 2018. Además, exportó 252,292 unidades, un desplome de 19.5% frente al mismo mes de 2018.

 

Esto porque Ford no produjo vehículos durante dicho mes y General Motors enfrentó una huelga en Estados Unidos, que obligó a parar la producción en México.

 

Pero el pronóstico es optimista para el mediano y largo plazo. “La desaceleración en la actividad manufacturera no será pronunciada porque se debe a temas transitorios, con el T-MEC, México se va a reposicionar y recuperar”, aseguró Milo.

diciembre 3, 2019